sábado, 2 de enero de 2016

¿A dónde irá ese camino?

¿A dónde irá ese camino tan atractivo? ¿Alguna vez os lo habéis planteado cuando bajáis por el camino principal y aparece un sendero estrecho a un lado?



Pues bien, yendo por la senda que tantas veces he bajado en bicicleta, por el sendero que tiene el mal nombre de Pitufos, en medio de la sierra de Collserola, me encontré, justo antes de un repecho duro, un camino que prometía nuevos goces y que se adentraba en el bosque a la izquierda.



Avancé cien metros y el sendero, uno de esos caminos que utilizan los cazadores y buscadores de setas, parecía continuar. Pero ¡mi gozo en un pozo! tras esos primeros cien metros, un bosque de árboles caídos tapaba el paso al camino principal.



Era el primero de enero de 2016 y eso habría sido capaz de desanimar a cualquiera. De hecho, lo más prudente habría sido dar media vuelta y continuar por el sendero de siempre.



Habría sido lo sensato, pero eso era sin contar con ¡EL PODER DE LA FACA!







Fueron dos horas en solitario antes de que me diera cuenta que se me hacían las tantas y que tenía que volver chuscado a casa porque tenía comida familiar. Pero, tras adentrarme en el bosque cortando ramas para abrir un camino, tuve que dar mil vueltas antes de poder encontrar de nuevo la bici y de pasar, reptando por una pared, bajando al río, trepando y cortando unas zarzas para poder llegar al camino principal.



Lo tenía claro: ya solo quedaban cuatro troncos inmensos en el camino y un tramo final de 100 metros en los que había que hacer un trabajo fenomenal de limpieza.



Al día siguiente nos juntamos cuatro Senglars: Julio, Antonio, Jesús y yo mismo. Y, vistas mis ganas de enseñarles el nuevo camino, aceptaron seguirme y disfrutarlo juntos.



-Si no vamos a verlo, te va a dar algo- comentó Jesús.

-Venga, va. No haremos bici, pero lo más importante es la compañía- lanzó Julio, resignado.

-Yo llevo también mi faca (entre otros veinte kilos de material en mi mochila)- replicó, goloso, Antonio.

Para hacerlo menos llevadero, Antonio propuso subir la trialera imposible subidos en la bici. Julio no se lo acababa de creer, pensando que era una broma, pero, vista la determinación del grupo, comenzamos todos a subir montados en la bici desde el coll de la Torrefera, subiendo sobre nuestras monturas o empujando hacia arriba en los tramos más duros.



Al final, tras un pequeño descenso (ese tramo que tantas veces habíamos subido o al menos intendado subir), apareció el camino que descendía a nuestra derecha (o bien a la izquierda si uno viene de la bajada principal).



Es un sendero estrecho, juguetón, con alguna curva cerrada y sin mucha dificultad.



Pero pronto apareció un tronco, otro más y otro de aún mayor tamaño.



Todo fueron bromas durante el trabajo de jardinería:

-Que te doy por detrás.

-Yo le doy con todo por delante.

-Ahora le hacemos el serrucho al árbol este hasta que goce...



Trabajo en equipo llaman a esto.



Ese cuerpo, que no haga arrugas.




Así le daba, así, así...



Una vista desde el Arco del Triunfo



Un árbol y luego otro cayeron. Una hora de trabajo y el camino quedó completamente abierto.



Solo quedaba el tramo final: un laberinto de árboles caídos y de árboles de buen tamaño crecidos al abandono en medio del camino. Nos costó: fueron un par de horas más hasta dejar el camino despejado, pero nadie se desanimó ni hubo una mala cara.



Ahora ninguno los recordará al pasar, ahora solo habrá risas, retos y bajadas gozosas entre los árboles.

Y ¿sabéis qué? El sendero de los Senglars jardineros, que acabamos bautizando "Dos mil sexe" para que Antonio se callara, nos espera a todos.

¡Disfrutadlo y, si puede ser, llevaos una sierra para acabar de pulir esa última curva o una pala para hacer unos escalones para trepar desde la riera! ¡Un camino nuevo os espera!



video

Estrenando la bajada donde antes había dos árboles atravesados


Y esta es la bajada final que, como todos los toboganes complicados, no tiene nada ¡una vez que lo has hecho!


video
Jesús lo estrena, tras quitar un palito de la rueda.



video

Antonio dice que sí, que no tiene nada, pero que parece muy pendiente.


video
Yo no me lo pienso hasta que tropiezo con un tocón escondido y casi me caigo.




Tras el trabajo, lo celebramos con zumo de cebada. ¡Va por ustedes!



Y, ya sabéis...










6 comentarios:

  1. Muy buena crónica, solo falta decir que me engañasteis hasta el último momento, si lo llego a saber no voy ;-)

    ResponderEliminar
  2. Sois unos Cracks espectaculares
    Espero poder disfrutar pronto de vuestra inestimable compañía

    ResponderEliminar
  3. Hoy hemos catado el nuevo sendero. Gracias por el curro. Ya colgaré vídeo para que lo veáis. Lástima de cadena humana que hay que hacer para salir de la riera una vez abajo. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por comentar. El sendero es juguetón, sin gran dificultad, aunque tiene algún punto complicado al final.

    Para cruzar la riera, es cierto que hay que empujar bici, pero es un tramo cortísimo.

    En todo caso, ya preparo otra bajadita que gustará más que esta.

    Puede, incluso, que este sendero quede para caminantes y para subir fácilmente a lo alto de la trialera, desde donde hay un par de posibilidades, algunas de ellas inexploradas.

    ResponderEliminar
  5. Rally, rally? :)
    Feliç dos mil sexe!!

    ResponderEliminar
  6. Rally, rally? :)
    Feliç dos mil sexe!!

    ResponderEliminar

Puedes dejar aquí tus comentarios. Te has tomado tu interés por esta página y eres bienvenido.

Me agradará sin duda compartir lo que puedas aportar.

Solo te pediré que dejes de lado la descalificación y el comentario destructor.

Y ahora pasa y ponte cómodo.